Noticias
José Saracano, embajador del espíritu de Don Bosco en el sur - Salesianos ARS
Reducir Fuente
Aumentar Fuente
Tamaño texto
 
José Saracano, embajador del espíritu de Don Bosco en el sur

En el marco del acto de fin de curso del nivel primario del colegio salesiano de Río Gallegos, la Honorable Cámara de Diputados de la Nación distinguió a José Saracano como Ciudadano Ilustre.

“José Saracano es el verdadero embajador del espíritu de Don Bosco en nuestros patios, pasillos y aulas. Un hombre nacido en Italia que llegó a Argentina después de haber vivido de cerca la segunda guerra mundial. El gimnasio del Colegio Salesiano lleva su nombre. Siempre tan incansable, recorriendo con su cámara de fotos todos los rincones de nuestra Casa para no perderse ningún instante de la alegría de los jóvenes. Por eso, es un reconocimiento más que merecido, por dedicar su vida a los niños y jóvenes que pasaron por las aulas de nuestra querida Institución Salesiana.”, comentó Héctor Acosta, Director General de la Casa Salesiana de Río Gallegos.

José Saracano nació en Turín, Italia, un 29 de febrero de 1936. Dice que por haber nacido un día fuera de lo común, toda su vida se la pasó celebrando su cumpleaños cada cuatro años. Por eso bromea con su edad y afirma que tiene 20 años, aunque posiblemente con la cara no lo demuestre.

Luego de vivir de cerca la segunda guerra mundial, migró a fines de la década del 40 a Río Turbio, debido a que su padre fue contratado para instalar los primeros generadores eléctricos de dicha localidad. La familia Saracano fue una de las primeras remesas migratorias de italianos que llegaron a la Cuenca a trabajar en la explotación de la mina carbonífera que se iniciaba por esos años.

José Saracano comenta sobre su vocación que “durante la Segunda Guerra Mundial quería ser aviador. Cuando terminó la guerra entré en un colegio religioso y pensé hacerme cura. Tenía once o doce años. Mi mamá me decía: “Vos cambiás siempre de idea. Tenés que crecer un poquito más para decidirte.” No hubiese sido salesiano, sino hubiese venido a la Argentina. Dios quiso que yo fuera Salesiano, un Salesiano que tenía que quedarse en la Patagonia”.

En los años 1949 y 1950 fue alumno pupilo en el colegio Salesiano de Río Gallegos, donde descubrió su vocación salesiana y posteriormente migró al seminario menor de Bernal, desde entonces abrazó la vocación salesiana como laico consagrado de la Congregación Salesianos de Don Bosco; se dedicó a la educación como maestro y luego como docente de plástica/dibujo y como profesor de Italiano.

Fue alumno y profesor del Centro Polivalente de Arte N°1 de Río Gallegos, como profesor de artes plásticas, desplegó su veta artística realizando varias exposiciones personales y una de ellas en el Aeropuerto de la ciudad de Río Gallegos.

 
Búsqueda personalizada
 
 
 
 
 
© 2014 Inspectoría Salesiana Ceferino Namuncurá - Todos los derechos reservados