Noticias
“Con el Papa Francisco, la Iglesia vive una hermosa primavera”: P. Ángel Fernández Artime - Salesianos ARS
Reducir Fuente
Aumentar Fuente
Tamaño texto
 
“Con el Papa Francisco, la Iglesia vive una hermosa primavera”: P. Ángel Fernández Artime

El padre Ángel Fernández Artime, Rector Mayor, fue entrevistado para Religión Digital. Las respuestas y las afirmaciones con respecto al Santo Padre son contundentes. En el Superior de los Salesianos se nota un verdadero amor al Papa que nos inculcó nuestro Santo Fundador San Juan Bosco. Se muestra convencido de que, con el Papa Francisco, la Iglesia vive “una hermosa primavera, y no será la última”.

Escuchándole, se ven reflejadas muchas de las ideas claves del pontificado del Papa Francisco. ¿De dónde viene esa sintonía?

La realidad que está presentando el Papa Francisco nos permite poder reforzar cosas que ya teníamos. Te diré con gran alegría que estos desafíos que plantea el Papa Francisco no nos han pillado a con el paso cambiado, nos sentimos como pez en el agua. El Papa tiene un marcado carácter pastoral y una opción preferencial por los pobres. Yo, como Rector Mayor, estoy recordando estos elementos de nuestra identidad de modo prioritario. Francisco está planteando desafíos de Iglesia que compartimos totalmente, como el diálogo ecuménico.

Da la sensación de que a este Papa se le quiere mucho fuera, pero que en el interior de la Iglesia hay grupos, personas, o sensibilidades, que no entienden, o que directamente cargan contra Francisco ¿Hay que ayudar al Papa? ¿Cómo hacerlo? ¿El Papa necesita que le defiendan?

Como salesiano tengo que decir que Don Bosco decía siempre 'Viva el Papa'. El Papa, que es Pastor de la Iglesia y hombre como todos, necesita también sentir que se le apoya, que estamos con él, que estamos haciendo camino. Yo pediría a la gente, simplemente, una gran honestidad humana e intelectual, de alma. Y desde ahí no haría mucha falta defender al Papa.

Sí, pero hay algunos, que poco menos, pretenden declarar hereje al Papa...

Es una estupidez. Una absoluta estupidez, como lo es creer que uno es más iluminado que lo que pueda hacer él. Pero unido a eso te diría: algunos puede haber así, pero la gran mayoría, fuera de la Iglesia, se sienten tocados por el testimonio de este pastor. Y, dentro de la Iglesia, somos muchísimos los que nos sentimos en total comunión con el Papa, como lo estábamos con el anterior, con matices y acentos diversos. Añado un elemento más: yo sé que el Papa Francisco sabe que en especial la vida religiosa, toda la vida religiosa en la Iglesia, estamos en profunda comunión y sintonía con el Papa y con el Papa Francisco. Y la vida religiosa es muy significativa en la Iglesia.

¿Es la vida religiosa el modelo, frente al carrerismo que tanto critica el Papa?

Absolutamente. Justamente la vida religiosa, por su propia identidad, tiene que tener esto, y aun así tenemos nuestros pecados. En la vida religiosa no se hace carrera, felizmente. Yo mismo ahora soy Rector Mayor, jamás lo pensé, jamás lo busqué, lo acepté con temor y temblor, y lo llevo con esa serenidad y respeto, buscando ser muy fiel a lo que Dios me puede estar pidiendo. Y terminado el servicio, a otro lugar, si puede ser con los más pobres. Y ya está. Esta línea de Iglesia, me parece que es de una frescura evangélica muy grande. Yo la quiero para mi Congregación Salesiana.

Y una apuesta decidida, también, por la corresponsabilidad de los laicos...

El Papa tiene muy claro que frente al peligro del clericalismo está la solución de la Iglesia comunidad de comunidades, la Iglesia pueblo de Dios, la Iglesia donde los pastores acompañan, pero todos somos pueblo de Dios. En este punto de los laicos, evidentemente, cuando el Papa habla de las familias, su afán es tocar la gran franja del pueblo de Dios de la Iglesia. Yo te diría, pensando en nosotros, que cuando comencé mi servicio como Rector Mayor, mi intervención final giró en torno al trabajo compartido con los lacios en la misión no es algo opcional. Para nosotros es carismático. Y estamos empeñados en ello. Y creo que son las grandes líneas de animación también en la Iglesia, sin duda.

¿Cómo ve el futuro de la Iglesia?

Cuando me hablas de la Iglesia, te voy a contestar desde el mundo que conozco, que es más amplio que la Iglesia española. Indudablemente, la Iglesia está llena de vida, la iglesia está llena de frescura, llena de consagrados, consagradas, pastores, presbíteros y laicos comprometidos por todo el mundo. Estamos viviendo una primavera... Me atrevo a decir: estamos viviendo una hermosa primavera de nuevo, y no será la última, ¿eh? No es igual en todos los lugares, cierto. Una Iglesia como la española... Escuchaba a algunos pastores decir que la sociedad no está del todo reconciliada con la Iglesia, con la imagen que damos... posiblemente. Pero por eso tenemos que seguir mostrando la Iglesia española es el sumatorio de infinitas comunidades cristianas, que se dejan la piel, pastores que están con su gente, pueblo de Dios comprometido. ¿Qué ha hecho la Iglesia en la crisis económica, dónde ha estado? Y la Iglesia como lo que es, el sumatorio de todos, también del abuelito más pobre que da sus cinco kilos de arroz.

Basta ya de hablar de Iglesia y pensar solo en cuatro o cinco personas. Tenemos la Iglesia llena de esperanza, y viviendo una realidad de primavera, desde la humildad. Puede ser criticada, tendremos desaciertos, pero cada vez veo más la Iglesia de Jesús como la Iglesia que está para servir, para estar en medio de la gente, con los que creen, con los que no creen, con cualquiera que quiera estar en diálogo o necesite ayuda. Lo pienso sinceramente. Y como Congregación Salesiana, tenemos muy claro que nuestro camino pasa por todo esto. Nada de carrerismo, nada de cuarteles de invierno, nada de cuidarnos a nosotros mismos... Esta no es la imagen, ni la realidad, ni el lenguaje de los salesianos de Don Bosco. Vamos a intentar seguir, y no perder el tren.

 

 
Búsqueda personalizada
 
 
 
 
 
© 2014 Inspectoría Salesiana Ceferino Namuncurá - Todos los derechos reservados